miércoles, septiembre 06, 2006

La chata está fuerte

Es miércoles, son las 6:15 pm y acabo de llegar al gimnasio con un sueño de la patada. ¿Dormí mal? Quién sabe, el asunto es que ganas de quedarme en el gimnasio no tengo. Lo único que quiero es irme a casita, darme un duchazo, meterme al sobre y buenas noches los pastores.

El plan es entrar por lo menos a la clase de spinning y luego irme, pero cuando voy a inscribirme me doy con la sorpresa de que a las 6:30 la clase la hace un trainer que desconozco mayormente, joven. ¿Y a las 7:30 quién la hace?

La chata.

Un flujo de energía entra a mi cuerpo. Me cambio y corro al tercer piso. Hago un poco de cross trainer, luego unas cuantas series de abominables y para terminar unos minutos de escaladora. Miro el reloj y son las... 7:15 aún.

Me paro a esperar. A las 7:20 comienzan a salir los de la clase de spinning de las 6:30. El sueño vuelve a atacarme; difícilmente logro evadirlo, pero justo a tiempo para entrar al salón.

Cansado y sin ganas de nuevo, acomodo bien el asiento y el timón de mi bicicleta, trepo, ajusto un tantito la resistencia y empiezo a pedalear para calentar. "¡Qué fastidio!", pienso. Ojalá que la clase termine rápido.

De pronto siento una perturbación en la fuerza.

La chata acaba de entrar. Lo presiento.

La chata aparece en mi campo visual; se desplaza hacia el estrado donde está su bicicleta.

La chata mide... ¿cuánto medirá? ¿Metro cincuenta y cinco? ¿Metro cincuenta? No sé, nunca he sido bueno para estimar estaturas. Pero la chata... es la chata...

La chata no tiene pinta de modelo, no te voy a mentir. Pero la chata es ENDIABLADAMENTE SEXY. Tiene todo en su sitio y en la proporción exacta. Y es sexy. Sexy sexy sexy. Recontra sexy.

Claro que, beauty is in the eye of the beholder, pero a mí me parece sexy. Sexy. ¡Como me encanta esa palabrita!

La chata se sienta y pone la música. Con su voz de Yola Polastri empieza a dar indicaciones. ¡Soy tu esclavo, chata, hago lo que tú me pidas!

Estoy pedaleando rápido y furioso, mirando a la chata. Tengo energías de nuevo. La chata me las da, sólo ella es capaz de revitalizarme. Lo único que tiene que hacer es estar allí.

Chata, mírame.

Chata, te estoy mirando, voltea aunque sea un rato y mírame.

La chata me da una mirada rápida, me ve sudando y se ríe, y luego sus ojos van en otra dirección, a mirar a otro u otra que también pedalea.

Sigo pedaleando y no dejo de mirarla. La música va cambiando. Subo, bajo, arriba, abajo, levántate, siéntate, aumenta la resistencia, corre. Yo te obedezco, chata.

Los minutos pasan y no dejo de mirarla ni un instante. Pero ella ni cuenta, sólo soy uno más.

Sigo pedaleando, pedaleando, los minutos siguen pasando, pasando, y yo miro a la chata, la miro.

Faltan menos de 10 minutos. Tengo que hacer algo, tengo que llamar tu atención, chata.

Miro a la chata fíjamente, ella es mi punto de referencia, mi centro, mi todo, nada más importa. Mentalmente le digo:

-Chata, mírame, ¿no ves que estoy hecho una olla hirviendo? Chata, voltea, estoy así, rojo y sudoroso no por el pedaleo sino por tí. ¡¡¡Chata, voltea, sonríeme, dime algo!!!

Tengo que hace algo más, eso no va a bastar.

"Use the force, rojo!", y lanzo un chorro de feromonas en dirección a ella. Esta vez no puede fallar.

De pronto la chata se para y se levanta de su bicicleta. OMG! La chata me está mirando. OMG I'm going to die!

La chata, lentamente se dirige hacía mí, y al pasar por mi lado, con un rápido movimiento ajusta la resistencia de mi bicicleta, y me susurra al oído:

-"!Más duro, tú puedes!"

Y luego sigue caminando.

Must be love, my friends.

7 comentarios:

darling dijo...

Jajaja. Eres muy gracioso Rojo :)
¡Todo lo que hace un hombre x una chata! Creo que están de moda.

El Rojo dijo...

Bueno, en realidad me gustan de diversos tamaños y edades (eso sí, >20 y <45). Pero tengo que practicar más mi ataque de feromonas! En unos meses seré un Maestro Jedi, ya verás...

J dijo...

jaja
es que la chata esta fuerereretetete

tranquilo maestro jedi, que no se te suban los humos y te pases al lado oscuro de la fuerza.

saludos

J.
PD: jeje al menos asi puedo comentar, odio Blogger Beta!!

TORTUGA MALDITA dijo...

Puuuta que cague de risa... las clases de spinning ponen tanto como ponemos las chatas jajajajajaja!
Hala, "Bruja"(nuestro trainer) que hace clase con tacones y boa!!
1-2-3 como estaaaaaaaan?
TOMA TU GATORADE,nomàs.

El Rojo dijo...

Jaja! ¿Qué tienen las chatas últimamente, que nos seducen tan fácilmente?

Lo que percibo es que a las mujeres no les pasa lo mismo con los chatos... ¿o sí?

milanta dijo...

¡Es el efecto spinning! Cesarius, pronto vas a estar cantándole a tu chata "you spin me right round baby right round like a record baby right round round round" a lo Thalia y ahí si tu chata te atacarpa con sus feromonas jajaja xD

Aldolf dijo...

Claro, y después dices que yo soy el arriola.