sábado, octubre 06, 2007

Provecho tu may

Estás bien sentadito a la mesa, en un restaurante o en tu casa, en la mañana, en la tarde o en la noche, estás con tu flaca, tus patas o tu familia, frente a un descomunal lomo saltado, un tremendo pollo a la brasa de Pardo's con su Inca Kola Diet más (para no engordar pues varón), una pizza de aquellas cubiertas con kilos y kilos de carne, y cuando digo kilos de carne hablo de harta carne (un huevo de carne!), o un tremendo desayuno de pan con chicharrón con su camotito y al costado su tamalito porque desayuno criollo no es desayuno criollo sin su tamalito.

De pronto, mientras tu masticas con un gusto que le daría envidia al mismo Gastón y disfrutas de tu plato, se aparece un familiar, uno de esos que llega de visita inesperadamente, o se aparece un pata de esos no-tan-pata que no veías hace tiempo, o tu ex, o un invitado más, de esos que llegan siempre tarde cuando ya todos están comiendo. Miras al aparecido con una mezcla de terror y odio porque sabes que es seguro que ocurra aquello que no quieres que ocurra.

Pero ocurre.

"Provecho".

Y tú, por supuesto, para no ser irrespetuoso, te atragantas lo más rápido que puedes ese pedazote de lomo con 83 papas fritas que te acababas de meter en la boca y respondes, con cuidado para que no se vean los pedazos de comida que tienes entre los dientes.

"Servido".

Claro que, el imbecilote de tu pata, que no recuerdas por qué carajos lo invitaste, se las quiere dar de payasito y sale con la pachotada esa que te llega al rechopp.

"Servido pero no convido jajajajaja!!!"

Y claro, en la mesa todos los demás sueltan una risa de esas de compromiso, porque estoy seguro que la mayoría, a pesar de haber tenido que decir la misma vaina están tan asados como tú.

O sea, pónganse a pensar un momento. Sí, tú también, tú que estás que te ríes como mongo. Estás sentado, saboreando un plato espectacular que incluso podría ser el último de tu vida porque nadie sabe si cualquier día aca en Lima te atropella una combi (un saludo a los señores choferes de combi que son lo máximo), sintiendo la deliciosa mixtura de ingredientes y de pronto se aparece alguien que no solo

a) te obliga a que desvíes la atención de tu plato, sino que también
b) te obliga a que mastiques lo más rápido que puedas, o en su defecto, no te metas ese bocado gigantesco que estabas a punto de meterte en la boca, todo porque tienes que contestarle al infeliz.

Entonces, al final, quien te dijo provecho, al margen de que lo haya hecho por cortesía o buenos modales, simplemente te cagó durante un instante el almuerzo.


Dinner Club Crew, imagen prestada de jessstricker de Flickr

7 comentarios:

Mariella dijo...

esa de no convido no me la sabia. de terror.

Chien dijo...

Suele suceder amigo... suele suceder...

Dragón del 96 dijo...

Si, mejor no decir nada. Mejor levantar las cejas asi como quien dice "hi, dejame comer tranquilo, joraca!" y sigues comiendo.

Me parece o viste el mismo programa de Beto y Frieda?

Slaudos.

Imberbe_Muchacho dijo...

jnajajaja, te la hicieron pe Rojo, ya no hagas higado, pa la proxim,a si te dicen "Servido pero no convido" tienes que respon der "pero tu hermana si convida" y ahi si lo cagas con efecto. Ya sabes

Chalo dijo...

Yo solo digo "Gracias".

En realidad jamás le encontré sentido a eso de "servido". ¿servido qué? ¿qué quiere decir eso?

Rafalgar dijo...

Tampoco tiene sentido decirle provecho a alguien cuando almuerza, come o cena, es una cortesia entre comillas media huachafa no? al igual que responder "servido" en ultimo caso como decian lo mejor es reponder "gracias", para ser algo diplomatico o sino tambien seria una opcion responder andate a la mier...! jajajaja

Rafalgar dijo...

Tampoco tiene sentido decirle provecho a alguien cuando almuerza, come o cena, es una cortesia entre comillas media huachafa no? al igual que responder "servido" en ultimo caso como decian lo mejor es reponder "gracias", para ser algo diplomatico o sino tambien seria una opcion responder andate a la mier...! jajajaja