jueves, diciembre 27, 2007

El Rojo vs. Los Taxistas del Mal

No soy el primer blogger del universo que hace hígado por culpa de un taxista ni tampoco seré el último. Quizás algunos pensarán por eso que escribir acerca del tema no tiena nada de novedoso, pero deseo hacerlo, no sólo por las ganas que tengo de contarles acerca de una de mis últimas experiencias taxísticas, sino también porque quiero que muchos estén prevenidos.

Me ha sucedido casi de todo. No, no he sido secuestrado ni tampoco me han puesto a dormir para robarme, ni me han quitado un riñón. Si se han negado a llevarme ("no voy para allá"), me han dejado donde han querido ("para no tener que darme toda la vuelta") y me han querido cambiar la tarifa a mitad del camino ("es que no sabía que era tan lejos"). Pero lo que más me llega es que me hayan querido estafar, a veces con éxito.

Una vez por ejemplo, le pagué a un taxista con 20 soles por un viaje de 5 soles y me quiso dar el vuelto en 3 monedas de 5 soles... falsas (sí, las 3). Obviamente mandé al taxista a ya saben dónde (o como decía mi abuelo, "a freír monos en sartén de palos"), y tras la sorpresa del "pobre", que no podía creer que sus monedas fueran falsas (sí, Juan), exigí dinero pero de verdad.

En otra ocasión (una que siempre recuerdo con cólera) el rechu me hizo creer que el billete de 20 que YO le había dado era falso. Por supuesto, siempre me quedará la duda, pero estoy casi seguro que él fue el que me hizo "el cambiazo".

Y bueno, iré al grano de una vez. El día de ayer, cerca de la medianoche y regresando de casa de mi media naranja, tomé un taxi por 8 "luquitas" que iba a pagar con un billete de 20. Casi al llegar a mi casa le entrego el billete al chofer, quien me da el vuelto en un billete de 10 soles y 2 monedas de 1 sol.

De pronto mi sentido arácnido (mi mano) me hace notar que el billete tiene algo raro. Lo examino cuidadosamente y por supuesto, descubro que el maldito es más falso que los dientes de mi abuelita.

Por supuesto, yo, que a veces me paso de pelotudo, en vez de apretarle el pescuezo al malnacido (¿dónde está mi Chinasky interior cuando lo necesito?) dije, en un tono de voz no-quiero-pelear-contigo-pero-no-seas-pendejo:

- ¿Me puedes dar otro billete, por favor?

La concha del tipo fue tal, que ni bien le entregué el billete falso, no sólo no se quejó, sino que al toque y como si ya lo tuviera preparado, con la otra mano me entregó un billete de 10 soles de verdad.

Le dí las gracias y me bajé.

Sí, sólo me falto desearle un Feliz Año Nuevo.

PD 1: Deseo de toco corazón que ese desgraciado se haya desbarrancado por la Costa Verde y luego haya sido violado por una cabra loca.

PD 2: No, no es cierto, pero igual da cólera que malditos como ese hagan taxi.

8 comentarios:

Franco dijo...

Como odiamos a los taxistas!! Cuando te dicen "no, no voy". Waaa... y peor cuando te dicen "hasta allá? ja! 13!". No solo subiendo la cifra, sino con su tono de "sé que no lo podrás pagar".

Menos mal te dio las 10 lucas verdaderas!

Hay que formar la Comunidad de Blogger de Protección frente a los taxistas.

RacuRock dijo...

asuuu a mi me la harian al toque.. no se diferenciar uno vwerdadero de un falso.. pero bueno .. yo nunca tomo taxi jejeje.

El Chepis dijo...

Más cólera me dan los cambistas del Mal, que en fiestas no sólo te bajan el tipo de cambio a lo que se les da la gana, sino que entre los billetes que te dan, siempre te meten uno falso.

Te das cuenta a los pocos pasos y cuando te das la vuelta, ya no está, y ninguno de los otros cambistas lo jamás en su vida.

El Dueño de los Cajones dijo...

Ni taxi, ni combi.
Si no es en mi caña, prefiero como siempre latear.

Pensàndolo bien, me quedo entre todo con la lata. Es todo.

Saludos y espectacular 08!

cl@u dijo...

Te voy a acusar con tu abuelita!!!

El Joven Riga dijo...

sii esos csm de los taxistas peroo esa frase de la semana sta bien pendejaa asi que: jajaajaaa

Dragón del 96 dijo...

Una vez, de mocoso incredulo tomo un taxi hacia "la catolica" y el taxista me dejo en "isabel la catolica", la victoria. O sea... na que ves, ves... jajaja.

L epague un sol mas para que me dejara en 28 de julio.

Igual, algunos taxistas son bien pendavis. Tenia un tio al que le regalaba mis monedas y billetes falsos para que los pasara en su ruta. Como dicen por ahi "o eres tu o soy yo", supervivencia del mas fuerte decia Darwing.

Slaudos.

Serendipity dijo...

y rojo, recuerda que en estas fechas, las tarifas de los taxistas suben, así que ojo al piojo!!

Besos!