miércoles, octubre 04, 2006

Oye mi canto

Tú los has visto. Los tienes a tu costado. Diablos, es probable que seas uno de ellos. Vamos, confiésalo. Con confianza.

Hablo de aquellos (o aquellas) que cantan con unas ganas envidiables. Estén en donde estén. A voz en cuello. Cada vez que escuchan esa cancioncita especial, algo en su cerebro se activa y ¡zas! abren la bocota y cantan cada frase como si se les fuera el alma en ello.

Lo peor de todo es que creen que cantan hermoso.

¿O es que acaso saben que cantan asquerosamente y les importa un rábano la salud mental de los demás? ¿Son conscientes de su total falta de oído? ¿Saben que están cantando en una sola nota?

Pero creo que estoy generalizando. Lo admito, hay gente que canta horrible y sin embargo, nos puede caer en gracia. Si se trata de alguna chica en especial (vamos, ustedes me entienden), que cante horrible hasta nos puede parecer sumamente atractivo.

Mi vecino en el trabajo se halla en el extremo opuesto del espectro. No es que sea detestable el muchacho, pero es un poco... creepy (tú sabes... creepy...). Y bueno, lo triste es que comparto mis CDs con él, así que a diario tengo que escuchar como destroza mis éxitos favoritos. Felizmente, esto sucede durante cortos lapsos de tiempo, cuando me saco los audífonos para concentrarme en algo (porque a veces no puedo hacerlo si estoy escuchando música... vamos, chicas, ustedes han escuchado aquello de que los hombres no podemos concentrarnos en dos cosas a la vez... pues es cierto). El resto del tiempo, tengo los audífonos bien puestos y así evito escuchar su graznidos.

¿Qué será, muchachada? ¿Será realmente algo objetivo? ¿O será cuestión de "ángel", de personalidad? Creo que yo mismo ya me respondí.

Ojo que yo tampoco canto bien. Pero si canto en el trabajo, lo hago bajito. No quiero arriesgarme a que algún día alguien escriba sobre mí en un blog.

12 comentarios:

Mariella dijo...

Jua jua jua... No podrías haber estado en mi oficina estos días... Todos (en especial yo) hemos cantado a voz en cuello los "hits" de Carlos Mata... dejame quererte como nunca nadie te ha querido!!! dejame intentar!!!! dejame intentaaar!!!!!
* cantar a voz en cuello implica fruncir el ceño, cerrar los ojos, usar la mano como micrófono y voltear la cabeza en las partes claves. Donde está ese amoooor!!!!

El Rojo dijo...

Dí que tú
Con mi amor te hice señora
Dí que tú
Aquel odio me perdonas porque yo
Llegué tarde a tú corazón

Dí que tú
Aunque tienes otro dueño
Dí que tú
Nunca olvidas en tus sueños que fui yo
Quien te hizo señora con mi amooor...


Ah, eso fue liberador...

Anónimo dijo...

jajaa
que problema hay en cantar!!!!

pero, si escuchas un "por favor no cantes" a manera de suplica, pues las amenazas no las escuchas,
bueno, haz caso.

Mariella dijo...

Nunca entendi eso de dejar de ser señorita y convertirse en señora solo por tener sexo (llamémosle así, eso de "amor" está demasiado maquillado). Me lo puedes explicar, Red cariño?

El Rojo dijo...

Ok, V Girl, that was a trick question... responderé mañana con todo gusto... ahora debo cerrar los ojos...

See yaaa...

darling dijo...

Jaja, yo soy de esas. Sorry. Soy consciente de mi espantosa voz y me importan un rábano los oídos de la gente bien :)

Clau dijo...

Bruja, con tu descripción pensé en Hugh Grant en About a Boy.. kiling me softly larala la la laaaaaaa


PS: amo esa película

Mafa "0 sea Laura" dijo...

Yo canto horrible y a veces no me se la letra completa de la canción... pero no puedo evitarlo

M. dijo...

¿qué eso de señora y señorita no era por el estado civil? ¿Señorita si soltera, señora si casada?

El Rojo dijo...

V: La diferenciación entre "señora" y "señorita" según el estado de ya tu sabes que cosa, es una construcción socio-cultural que felizmente ya cayó en desuso. Debo añadir que siempre me hubiera gustado que me digan señorito (saaaau), pero no pudo ser, de chiquito me caí de la bicicleta. Así que siempre he sido señor.

Y recordando a Carlos Mata y las telenovelas venezolanas, se me vino a la mente una escena (que se me pegó porque la pasaban en comerciales) en la que Jeannete Rodríguez le confesaba a su madre:

- Mamá... tengo que decirte que... que YO YA NO SOY SEÑORITA!

Clau: esa película es lo máximo!!!

Darling: Quiénes son "la gente bien"?

Mafa: Por supuesto que recuerdo tu melodiosa voz... más de un año escuchándola :P

M: Creo que ya debes haber entendido a qué nos referimos.

Mariella dijo...

yo no soy ni señorita ni señora... soy una muñeca.... mmm.....

TORTUGA MALDITA dijo...

Y yo soy una mamacita sin ser mamà aun.QUE COSA.