miércoles, agosto 30, 2006

Se habla español

Hace ya varias lunas, mientras me comía un sandwich hecho con pollo a la brasa de Metro (porque Pasquale Hnos. seguía con unas colas asquerosamente largas), me dí cuenta de que ¡oh! no tenía ningún vegetal para acompañar ese montón de grasa. Y así, divagando, como siempre, me puse a pensar en que hay ciertas hierbas y ciertos vegetales que nuestra omnívora existencia desprecia, esos que están en lo más bajo, que son pisoteados, maltratados, y sobre todo vilipendiados. Aquellos que viven una vida de perros, sólamente por el nombre que tienen:

El comino: Vamos, no me digan que no han escuchado la frase "me importa un comino". Deben de haberla usado alguna vez en su vida por lo menos. La Real Academia Española de la Lengua lo tiene registrado incluso, de hecho que esta frase tiene ya muchas décadas.

comino.

(Del lat. cumīnum, y este del gr. κύμινον).

1. m. Hierba de la familia de las Umbelíferas, con tallo ramoso y acanalado, hojas divididas en lacinias filiformes y agudas, flores pequeñas, blancas o rojizas, y semillas de forma aovada, unidas de dos en dos, convexas y estriadas por una parte, planas por la otra, de color pardo, olor aromático y sabor acre, las cuales se usan en medicina y para condimento.

2. m. Semilla de esta planta.

3. m. Persona de pequeño tamaño, comúnmente niño.
dársele a alguien algo un ~.

1. fr. p. us. importar un comino.
importar algo a alguien un ~.

1. fr. Ser insignificante, de poco o ningún valor.
no montar algo un ~.

1. fr. importar un comino.
no valer algo un ~.

1. fr. importar un comino.

Noten las variantes que existen de la frase, pero todas expresan lo mismo: cuando algo nos importa un joraca, es un comino.

Ahora, estoy completamente seguro de que deben haber mencionado mucho más que al comino a este otro vegetal:


El pepino: La frase "me importa un pepino" la deben haber escuchado muchas más veces aún que la que habla del poco valor del comino. Nuevamente, voy directo a la RAE.

pepino.

(Del dim. del lat. pepo, -ōnis, melón, y este del gr. πέπων).

1. m. Planta herbácea anual, de la familia de las Cucurbitáceas, con tallos blandos, rastreros, vellosos y de dos a tres metros de longitud, hojas pecioladas, pelosas, partidas en lóbulos agudos, flores amarillas, separadas las masculinas de las femeninas, y fruto pulposo, cilíndrico, de seis a doce centímetros de largo y dos a cinco de grueso, amarillo cuando está maduro, y antes verde más o menos claro por la parte exterior, interiormente blanco y con multitud de semillas ovaladas y puntiagudas por uno de sus extremos, chatas y pequeñas. Es comestible.

2. m. Fruto de esta planta.

3. m. Cosa insignificante, de poco o ningún valor. Importarle a alguien un pepino algo.

Hasta aquí, no veo nada en común entre el pepino y el comino, pero ahí están los dos, juntos, en ese rincón de los poco valorados.

Ah, pero hay no acaba la galería de low-lifes, no señores, nooo... me falta mencionar un par más. Directo al grano (¿o debería decir directo al vegetal?):

El rábano:


rábano.

(Del lat. raphănus, y este del gr. ῥάφανος).

1. m. Planta herbácea anual, de la familia de las Crucíferas, con tallo ramoso y velludo de seis a ocho decímetros de altura, hojas ásperas, grandes, partidas en lóbulos dentados las radicales y casi enteras las superiores, flores blancas, amarillas o purpurinas, en racimos terminales, fruto seco en vainilla estriada, con muchas semillas menudas, y raíz carnosa, casi redonda, o fusiforme, blanca, roja, amarillenta o negra, según las variedades, de sabor picante.

2. m. Raíz de esta planta.
importar, o no importar, algo un ~.

1. frs. coloqs. Importar poco o nada.

Por último, recuerdo una frase que quizás escuché o leí en mi niñez, no recuerdo exactamente. Era "me importa un bledo". Pues bien, nuevamente me fui a la RAE y me dí con otra sorpresa, señores...

El bledo (no es broma):


bledo.

(Del lat. blitum).

1. m. Planta anual de la familia de las Quenopodiáceas, de tallos rastreros, de unos tres decímetros de largo, hojas triangulares de color verde oscuro y flores rojas, muy pequeñas y en racimos axilares.

2. m. Cosa insignificante, de poco o ningún valor. Dársele, o no dársele a alguien un bledo. Importarle, o no importarle a alguien un bledo. No valer un bledo.

¿Pero saben qué? Estos vegetales no están solos, muchachos. Hay algo que al parecer vale tan poco como ellos, sin embargo nosotros los hombres le damos bastante importancia.

El carajo (de eso si no pongo foto ni ca):

carajo.

(De or. inc.).

1. m. malson. Miembro viril.
importar algo un ~ a alguien.

1. fr. coloq. No importarle nada.

Así que ya sabes, chaval, que lo que tienes ahí no vale un carajo.

7 comentarios:

Jersson dijo...

jaja que buena
creo que ya no dire que algunas cosas me importan un carajo,
intentare cambiarlo por bledo o cosas asi..

Luis García dijo...

Curiosa tu investigación, particularmente siempre he dicho "me importa un pepino" y "me un importa un bledo", pero, no tenía idea que el bledo era un vegetal... interesante. Te invito a visitar mi blog, comenta lo que quieras.

El Rojo dijo...

Chévere Luis, me voy a dar una vuelta por tu blog. Yo tampoco sabía que cosa era un bledo, hasta que se me ocurrió buscar en la página de la RAE. Me recuerda al misterio detrás de la palabra ganga (busca, busca).

Jersson, jaja, ojo que carajo tiene otros significados; agrego además que hay una frase similar que también hace mención al "muchacho": "me llega al piii...".

Coralí dijo...

Todo tiene su origen y todo tiene su sentido... pero de verdad que nucna se me habia ocurrido que bledo fuera un vegetal...gracias por la porción de cultura.

Chalo dijo...

Me parece3 que confundiste un buen pepinillo con un pepino. Creo que este último es una fruta.

milanta dijo...

Falta la frase "me llega a la punta del pincho" y si que la RAE se las trae. Provecho:

pincho, cha.
(De pinchar).
1. adj. coloq. Compuesto, bien vestido.
2. m. Aguijón o punta aguda de hierro u otra materia.
3. m. Varilla de acero, como de un metro de longitud, con mango en un extremo y punta a veces dentada en el otro, con que los consumeros y aduaneros reconocen las cargas.
4. m. Porción de comida tomada como aperitivo, que a veces se atraviesa con un palillo.
5. m. Guapo mozo, presumido, matón, jactancioso.
6. m. vulg. Perú. pene.
7. f. Espina de plantas o pescados que puede clavarse en el cuerpo.
8. f. Mujer que presta servicios auxiliares en la cocina.
~ moruno.
1. m. Comida constituida por varios trozos de carne que se presentan ensartados en una varilla metálica o de madera y que se sirve asado.

El Rojo dijo...

Bueno, pero la RAE, que siempre está unos cuantos pasos detrás de la actualidad aún no reconoce la frase "me llega al chopin", ni la más suave "me llega al huevo", ni la variante femenina "me llega a la punta de la teta".